slide

  • Hassana Libre

    Hassana Libre

    Los diferentes agentes sociales, políticos y sindicales presentes, queremos reiterar en primer lugar, nuestro apoyo y solidaridad con el compañero y activista de la causa saharaui Hassanna Aalia. Hassanna nace en El Aaiún, Sahara Occidental en 1988. A los 17 años …

  • Gazte Abertzaleak apoya la ‘revolución democrática’ catalana

    Gazte Abertzaleak apoya la ‘revolución democrática’ catalana

    Gazte Abertzaleak, ha manifestado su apoyo a la consulta democrática que va a celebrarse este domingo 9 de noviembre en Catalunya. Ha felicitado a la sociedad catalana por el camino realizado y ha instado a los partidos unionistas españoles a …

  • NAZIO BAT ABIAN: EUSKAL HERRIA

    NAZIO BAT ABIAN: EUSKAL HERRIA

    Gazte Abertzaleak exige a la organización de la Vuelta Ciclista a España que respete la realidad territorial, lingüística y cultural vascas en las etapas que transcurran dentro de nuestro País. En estas fechas en las que se está desarrollando la Vuelta …

Campaña a favor de la legalización de las drogas. ¡NO a la hipocresía! ¡Legalización!

26 Urr, 2002 || Web antigua

LAS DROGAS Y EL HOMBRE

Las drogas son sustancias con las que ha convivido el hombre desde la antigüedad. Todas las culturas se han valido del uso de estos medicamentos y alimentos a lo largo del tiempo, y esa coexistencia no planteó problemas demasiado graves en la sociedad hasta hace siglo y medio.

Tal como hemos señalado, cada cultura ha utilizado sus propias drogas; así, del mismo modo que los pueblos de América dispusieron de la cocaína, el tabaco, el peyote y similares, los árabes dispusieron del hachís o la marihuana, los pueblos orientales del opio y los de nuestro entorno del alcohol (entre los nuestros cabe también destacar, aunque en menor medida, los monguis o setas alucinógenas, muy utilizados en los akelarres).

Por lo tanto, las drogas y el hombre son elementos que caminan juntos a lo largo de la historia. Cada cultura tiene una mayor tolerancia respecto a las drogas propias, aceptamos más fácilmente aquellas que hemos utilizado durante siglos; de ese modo, mientras que las drogas que generan mayor preocupación en Europa son la coca y los opiáceos, se puede afirmar que es el alcohol la que mayor adicción genera en Sudamérica.
¿Qué sentido tiene la actitud de las actuales autoridades respecto a estos elementos o sustancias que han aparecido desde siempre junto al hombre?

Poniendo carteles de esta campaña en Bilbao

LA PREPOTENCIA DE OCCIDENTE

Creemos que la actitud que mantienen los pueblos de occidente, con EE.UU. a la cabeza, es inaceptable. Parece, y así lo demuestra la progresiva “guerra” contra el tabaco, que sólo se quiere dejar sitio para una única droga, el alcohol. ¿Es casual que sea la principal droga de los europeos la única que pueda tener un sitio? ¿Es acaso el daño que genera su consumo abusivo más “liviano” que el que generan las demás drogas?

EL PELIGRO DE LAS DROGAS

Según lo hasta ahora expuesto, queda claro que a nuestro entender las drogas no son perjudiciales de por sí. Lo que verdaderamente debe preocuparnos es la dependencia y el daño, tanto físico como psicológico, que provoca su consumo desmedido (la adicción). ¿Es realmente perjudicial meterse una “raya” o fumar un par de canutos en una fiesta?

El verdadero peligro de las drogas estriba en la adulteración de las drogas como consecuencia de su ilegalización. Admitiendo siempre que el consumo abusivo puede resultar perjudicial o muy perjudicial, debemos dejar claro que el consumo responsable es un derecho del individuo. La situación actual, en cambio, convierte, a su vez, en peligroso ese consumo responsable, en virtud de lo que se ha expuesto. La situación de ilegalización deja a cualquier sustancia fuera del análisis sanitario, abriendo el camino a la adulteración y provocando que el consumo eventual también devenga peligroso. ¿Se debe también prohibir el consumo eventual porque existe el consumo abusivo?

CONSECUENCIAS DE LA ILEGALIZACIÓN

1. La desaparición del consumo que en teoría se pretendía lograr no se ha conseguido de ninguna manera. El consumo persiste y también los daños provocados por su abuso.

2. Además, aparte de no lograr ninguno de los objetivos de esa política, la situación de ilegalización ha generado nuevos y más graves problemas: el narcotráfico -con el dinero negro que mueve y dejando el poder en manos de mafias o grupos de mafiosos – y la adulteración de las drogas -siendo éste el factor que provoca la mayor parte de las muertes, al dejarlas fuera del análisis sanitario, atacando en consecuencia a la calidad, y generando problemas aún más graves.

3. Si la ilegalización es una medida injusta y perjudicial, la legalización no debe entenderse como una medida para promover el turismo de la droga, sino como una medida para crear núcleos de libertad, sobre todo para dar soluciones válidas a un problema real.

PROPONEMOS

1. Orientar el marco de legalización de las drogas.
2. Orientar la información precisa y real sobre las drogas.
3. Elaborar planes educativos integrales para evitar el consumo abusivo de drogas.
4. Ayuda para los que padecen dependencia y políticas de inserción social.
5. Analizar las razones que llevan al consumo y actuar sobre ellas.
6. Promover desde diferentes instituciones actividades saludables para alejarse del consumo.

Logo de la campaña

Tema: Justicia social